Socios en la empresa y en la cama

Tener a tu pareja como compañero en un proyecto empresarial tiene sus ventajas, pero también muchos inconvenientes. El consultor Ricardo Sampablo y la ‘coach’ Aida Baida nos dan claves para que esta unión tenga éxito.

Dicen que hay tres pilares en la vida: salud, trabajo (algunos sustituyen este factor en la ecuación por ‘dinero’) y amor. La salud es individual e intransferible, pero cuando hablamos de las facetas laboral y afectiva, lo normal es compartir esos preciados bienes con otras personas. Y en algunos casos, con las mismas personas. Cuando tu pareja sentimental lo es también en el terreno laboral estaremos añadiendo unas gotas de salsa a nuestra ya de por sí complicada existencia. Y si no estamos hablando únicamente de trabajar juntos, sino de ser socios en un proyecto empresarial común, la salsa se puede convertir en un chile tan delicioso como picante.

Antes de dar el paso de crear una empresa juntos, Diego Olmedilla y Elena Martín recurrieron a un coach para tratar de visualizar las implicaciones que tendría extender su relación matrimonial también a la parcela profesional. Eso, a pesar de que la situación no era del todo nueva para ellos, ya que ya habían sido compañeros de trabajo con anterioridad y, de hecho, fue allí donde se conocieron. “En 18 años juntos solo hemos tenido dos grandes broncas, las dos por trabajo”, comenta Diego Olmedilla. Establecer muy bien los roles de cada uno y no mezclar la parte profesional con la personal son algunas de las normas que procuran aplicar y que han sido determinantes para que su empresa Aplus Field Marketing sea hoy un referente dentro del marketing de guerrilla en España.

 

El director de operaciones de la consultora de RR.HH Grupo Actual, Ricardo Sampablo, fue la persona que hace diez años ayudó a Diego Olmedilla y a Elena Martín en su proceso previo a la constitución de la empresa. Para Sampablo trabajar en pareja es una buena idea siempre y cuando exista “una gran complementariedad en la personalidad, conocimientos y experiencia de cada uno sus integrantes”.

Carlos J. Sanz y María Dolores Cura-Argüeso son socios en Eureka Sistemas de Informática y Comunicaciones, una empresa tecnológica que en la actualidad desarrolla proyectos de geolocalización vía satélite. Se conocieron la Universidad y ya eran novios cuando empezaron a trabajar juntos en la empresa, que él había fundado poco antes junto a otros compañeros de facultad. Cuando aquellos socios originales dejaron el proyecto, la pareja compró la totalidad de las acciones. Han transcurrido 26 años desde entonces. “Siempre nos hemos compenetrado muy bien”, afirman casi al unísono al ser preguntados por el secreto de su longevo éxito en las facetas profesional y personal. Una compenetración que en el trabajo se traduce en una estricta separación de funciones dentro de la empresa, hasta el punto de que ninguno de ellos, afirman, sabe nada de lo que hace el otro. Mientras que él se ocupa de la parte técnica, ella es la responsable de la gestión y de la parte financiera. “Ella piensa en euros; yo en voltios y en bits”, resume Sanz. Una fórmula que, aclara Cura-Argúeso, “sólo puede funcionar cuando se tiene una confianza ciega en la otra persona”.

 

Arma de doble filo

Ese grado de confianza es, junto a los altos niveles de compromiso o disponibilidad, una de las grandes ventajas de tener a tu pareja como compañero empresarial. Aunque esa cercanía también puede ser un arma de doble filo, por ejemplo, señala Ricardo Sampablo, cuando te lleva a verter “críticas o comentarios basados en percepciones u opiniones sin contrastar con la otra parte, o a no tener con tu pareja la paciencia que sí tendrías con otra persona”.

Nada de malas palabras y “mucho respecto” son, para la coach Aida Baida Gil, factores fundamentales en este tipo de situaciones. En su blog Coach de la profesional, esta experta ofrece una serie de pautas para triunfar a la hora de trabajar con tu pareja. Marcar unas normas claras en cuanto a las responsabilidades de cada uno, mejorar la comunicación o cuidar la relación “buscando vías para desconectar” son algunos de sus consejos. “Es importante encontrar cosas en común al margen del trabajo, respetando al mismo tiempo la independencia y el espacio que el otro pueda necesitar para desarrollar su esfera personal”, agrega.

Casi todos los especialistas coinciden en la importancia de separar lo personal de lo profesional. Una regla tan lógica como difícil de aplicar cuando quienes deben hacerlo se pasan las 24 horas del día juntos. Una precaución sana consiste en delimitar espacios físicos –por ejemplo, la oficina- y horarios, fuera de los cuales existe un pacto más o menos tácito por parte de pareja para no hablar de temas de trabajo, salvo que sea imprescindible. El día a día y sus complicaciones, no obstante, provocan que los incumplimientos a esta norma sean frecuentes. Carlos Sanz tuvo que atender la llamada de un cliente con una incidencia prácticamente bajándose del avión en su luna de miel. Y María Dolores Cura-Argüeso estaba recorriéndose bancos y haciendo gestiones cuando no había transcurrido ni una semana desde que dio a luz a su hija. Por su parte, Diego Olmedilla y Elena Martín no siempre consiguen no hablar de trabajo durante las vacaciones o los fines de semana, aunque cuando lo hacen, precisa Olmedilla, no suele ser para tratar los problemas del día a día, sino “de una manera más relajada y en clave de estrategia de futuro y generación de ideas”.

 

Envidias por los éxitos del otro

Otro de los peligros que acechan a quienes comparten cama y mesa de trabajo son los desequilibrios que se producen cuando uno de los miembros de la pareja tiene un mayor estatus dentro de la empresa o alcanza mayor éxito profesional que el otro. Una situación que puede provocar que el miembro de la pareja menos favorecido se sienta dolido o inferior. En esos casos, sostiene Aída Baída Gil, el efecto en la relación dependerá de la autoestima y seguridad en sí misma de esa persona. “Cuando la autoestima es sana, te alegras por tu pareja y, aunque puedas sentir algo de envidia, serás capaz de racionalizarla y no permitirás que ese sentimiento afecte a la relación”, explica. En la misma línea, entre sus recetas de éxito para parejas empresarias, Ricardo Sampablo destaca “asumir de forma natural las fortalezas de la otra parte que son mejor que las tuyas y ayudar a su desarrollo”.

Triunfos y fracasos laborales también se viven de otra manera cuando tu socio en lo profesional lo es también en la vida. Y si los éxitos son un excelente combustible para reforzar los lazos afectivos, del mismo modo, si uno de los integrantes de la pareja pasa por un mal momento la relación puede resentirse. Aida Baída Gil recomienda comprensión y paciencia. “La persona está más irritable o apática, más desanimada y lo paga quien está más cerca. Lo ideal es ser consciente de ello y tratar de evitar este tipo de reacciones o pedir perdón, si es necesario”. Se suele decir que todo lo que se comparte, bueno o malo, une, y precisamente ese es el factor determinante para Maria Dolores Cura-Argüeso, que “tanto éxitos como fracasos nos afectan por igual a mí y Carlos, por lo que los disfrutamos o sufrimos de manera compartida”.

El balance, aseguran los protagonistas, es más que positivo. “Lo bueno de tener a Dolores como socia es que sabes que todos los esfuerzos que hacemos revierten en la familia”, concluye Carlos Sanz. En parecidos términos se expresa Diego Olmedilla: “Mi mujer es el mejor socio que podría tener. He tenido otros en el pasado, y es difícil lograr que los intereses de unos y otros confluyan. Por ejemplo, cuando uno quería invertir, el otro tenía otras prioridades. Con Elena las cosas son mucho más fluidas porque nuestros objetivos y nuestro proyecto de vida son idénticos”.

Ramón Oliver

Enlace al contenido original.

Imagen de Jorge Miente bajo licencia Creative Commons.

Volver

Categorías

Tags

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
+34 917 450 611 ????