Cuando las sagas laborales se rompen: “Soy la ‘oveja negra’ de la familia”

La aparición de figuras de autoridad diferentes a las familiares pueden influir en la decisión de no seguir un mismo itinerario profesional. Un nuevo punto de vista en cuestiones laborales puede ayudar a mejorar la convivencia, según algunos expertos.

Ana Patricia Botín, Alberto Ruiz Gallardón, Matías Prats Chacón, Carlos Sainz Jr., Cayetana y Fernando Guillén Cuervo… Todos ellos decidieron seguir los pasos profesionales de sus padres (y en algunos casos, también de sus abuelos). Es un patrón frecuente que se da en todas las profesiones. Aunque no siempre es así. En ocasiones surge en el seno de la familia un disidente que, para disgusto (o alivio) de sus progenitores, trunca la saga al elegir un oficio distinto al marcado por sus apellidos. Hemos preguntado a algunos de estos versos libres qué les llevó a separarse de la tradición familiar y cómo se lleva eso de ser la oveja negra de la familia.

En casa de Marta Hernández Gancedo (Madrid, 39 años) ponerse enfermo no suele ser un problema. Con su padre, su madre, su hermana, su cuñado y cuatro de sus tíos y tías médicos, su familia es lo más parecido a un hospital en versión doméstica que pueda haber. Otorrinolaringología, traumatología, anestesiología, radiología, pediatría o medicina general son las especialidades que cubre el clan. Con semejante cuadro médico en casa, el hecho de que Marta se decantara por estudiar Derecho es, como mínimo, singular. Algo que, asegura, no supuso ninguna decepción para sus padres. “Al contrario, ellos siempre nos han apoyado tanto a mi hermana como a mí en todas las decisiones que hemos tomado”.

Trabaja como abogada en una notaría de Madrid. Siempre tuvo muy claro que la medicina no era lo suyo. “Para ser medico hay que ser de una pasta especial. Es muy vocacional. Viven momentos muy reconfortantes, pero también conviven con mucho sufrimiento, y eso hace que su realidad sea distinta a la tuya. No es lo mismo el estrés que puede generarte a ti una sobrecarga de trabajo que el que experimentan los médicos cuando fallece uno de sus pacientes”, reflexiona.

La coach Aida Baida Gil destaca que el hecho de que crecer rodeado de personas que se dedican a una misma actividad puede ser un excelente caldo de cultivo para despertar vocaciones. “Escuchar tantas conversaciones relativas a un mismo tema puede hacer que te acabe interesando a ti también”, señala. No despertaron su vocación, pero Marta Hernández ha escuchado y participado en muchas conversaciones médicas en su vida.”Es inevitable, la profesión médica es muy endogámica. Los médicos se casan con médicos y hablan de medicina. Pero también es muy interesante. A mí me gusta mi familia de médicos”, concluye.

En las conversaciones que escuchaba en casa Cristina Carcelén Ordóñez (Madrid, 38 años), con frecuencia se colaban términos como moscosos, plus de productividad o reenganche. Su padre, su madre y su hermana son funcionarios públicos en distintos cuerpos y organismos de la Administración. La pequeña de la familia, sin embargo, ha desarrollado toda su carrera en la empresa privada.
Carcelén trabaja como consultora en una gran multinacional del sector tecnológico. Aunque hasta ahora las cosas le han ido bien en el plano laboral, sabe que a sus padres les habría gustado que hubiera seguido los pasos de la familia. Y en realidad, comenta, aún no han perdido la esperanza. “Cuando mi hijo mayor apenas tenía un año y medio tuve un periodo de muchos viajes por trabajo, y mi madre me sacaba el tema con frecuencia: con lo bien que estarías ahora con tu oposición… Ahora está más tranquila”. Hace unos años llegó a comprarse un temario y hasta realizó una entrevista en un centro preparador de oposiciones, pero no pasó de ahí. “Mi problema es que a mí me encanta mi trabajo”, afirma.

La diferencia enriquece

Aida Baida Gil sostiene que cuando en una familia varios de sus miembros se dedican a una misma actividad, aportar un punto de vista distinto puede enriquecer la convivencia. “Lo diferente es bueno, te abre los ojos a nuevas opciones, conocimiento y oportunidades”. Cristina Carcelén, admite que se siente un poco como el bicho raro de la familia, pero que, en todo caso, es un bicho espabilado. “Mi familia es fantástica, pero de todos creo que yo soy la que más vive en el mundo real. La única que sabe lo que es hacer una entrevista de trabajo, arriesgarse a cambiar de empresa o negociar un aumento de sueldo”.

Prácticamente todos los miembros de la familia directa de Isabel Mut Roig (Guadassuar, Valencia, 47 años) trabajan en la empresa de construcción que fundó su abuelo hace casi 70 años. Todos… menos ella. Desde muy joven, las películas y la música anglosajonas hicieron que se sintiera atraída por la lengua de The Beatles.

Mut estudió filología inglesa, y más tarde se sacó la plaza de profesora de inglés en un instituto público. Nunca se planteó trabajar en la empresa familiar. “Muchas empresas lo han pasado mal durante la crisis y eso es duro. Veo la enseñanza como algo más seguro”, explica. El hecho de dedicarse a una actividad muy distinta no le ha impedido sentirse muy involucrada con el día a día del resto de la familia. “Cuando les ha ido bien, he participado de sus éxitos, y cuando les ha ido peor, les he ayudado en lo que he podido”.
Al igual que a Isabel, a Juan Manuel Linero Moya (Málaga, 47 años) también le gustaba estudiar. Tanto que ha llegado a ser el único miembro de su familia nuclear con estudios superiores. Nacido en el seno de una familia trabajadora, ni sus padres ni sus dos hermanos (él es el mediano) pasaron por la Universidad. Una condición de pionero que este ingeniero industrial y director general de una filial de una de las grandes constructoras nacionales se toma sin aspavientos. “Las personas somos mucho más que lo que hemos estudiado. La formación es sólo una vertiente más, que no debe limitarte ni está reñida con otras”.

Para que él pudiera estudiar toda la familia tuvo que arrimar el hombro. Lo hizo con beca y trabajó en una gasolinera a tiempo parcial mientras hacía la carrera. “Fue un esfuerzo importante para todos porque, además, en aquella época no se podía cursar mi carrera en Málaga y tuve que irme fuera, con lo ello suponía: alquiler de piso, etc.”. Le consta que en su familia están orgullosos de su título universitario, aunque también sus laureles académicos le cuestan “en plan de broma”, algún que otro encargo. “Que si una rampa para los coches, que si un estudio para dividir la planta de la casa nueva…”

El origen de la ‘disidencia’

¿Por qué surgen estos caminos independientes? Según el investigador y especialista en neurociencia aplicada a las organizaciones Carlos Herreros, entran en juego factores, como los modelos y “figuras de autoridad distintas a nuestra familia que pueden aparecer en nuestras vidas a medida que nos socializamos”. Otro motivo, añade, lo encontramos en el deseo de mejora de un miembro de la familia, “que por su formación, estudios, experiencias u oportunidades se distancia de las profesiones de sus padres”.

¿Y las nuevas generaciones? Dos de los primos de Marta Hernández ya están estudiando la carrera de medicina. Por su parte, Isabel Mut puede presumir de haber inaugurado su propio spin-off profesional dentro de su familia, ya que una de sus sobrinas mayores ha estudiado magisterio en la especialidad de inglés y ya está trabajando como profesora.
Los hijos de Cristina Carcelén, por su parte, son todavía demasiado pequeños para saber por qué camino profesional se decantarán. “No me importaría que fueran funcionarios. Que hagan lo que ellos quieran. Lo único que les aconsejaría es que, hagan lo que hagan, sea algo que les guste y les llene profesionalmente. Son muchas horas y muchos años los que deberán pasar realizando la misma actividad, así que más vale que sea algo con lo que se sientan felices”.

 

Ramón Oliver

Enlace al contenido original.

Imagen y Fuente vía zoomnews.es

Volver

Categorías

Tags

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
+34 917 450 611 ????